Nothing like you

NOTA ANTES DE LEER EL CONTENIDO DEL BLOG: Por favor, NO te apropies de lo que no te pertenece.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Más cosas que nunca te dije:

Ya no tengo dudas de esto: nos condenamos a vivir sometidos bajo el tiempo. Un reloj -en realidad, cualquier reloj- conduce nuestras vidas. El tiempo nos domina, nos arrastra y le perdemos. Miramos el reloj continuamente, miramos la hora qué es, cuánto falta para lo siguiente que vamos a hacer y al final acabamos controlando todo con el tiempo para ver si hemos llegado tarde o demasiado pronto. A veces hay situaciones críticas donde nos quedamos sin tiempo porque no nos damos cuenta y se nos olvida mirar el reloj, otras veces sabemos llegar pronto y otras en cambio, el tiempo es quien decide las cosas, porque con el tiempo todo se acaba viendo. Ya sabes, eso que dicen que el tiempo es el único que pone a cada uno en su lugar...
El tiempo, es siempre el mismo tiempo, el ritmo no varía, aunque lo pueda parecer. Hay momentos que tardan una eternidad en llegar y cuando llegan es como si sólo hubiesen sido un segundo en nuestra vida. Cuando nos encontramos ante momentos felices, el tiempo (se nos) pasa extremadamente rápido, como si alguien hubiese puesto 16x para adelantar la película. En cambio, los momentos más duros, más difíciles o más incómodos, transcurren tan lentos, que parece, que en otra escena de esa misma película, alguien esta continuamente dando a la pausa.

...Y ahora, estoy en una de esas situaciones críticas. Crítica porque...es como la vez aquella que dije que nada me podía parar. Con la diferencia de que ahora sé que sí hay algo que me puede parar. Algo más allá de las palabras. EL TIEMPO. Lo he perdido o lo estoy perdiendo y aquí estoy colgada de la aguja del minutero esperando para ver desde aquí como tiro por la borda mi vida. Porque lo acabaré haciendo...tiempo al tiempo.

Y sí, nunca te lo había dicho. Tengo miedo a todo y especialmente al tiempo, a perder-lo. O a perderte con el tiempo. Una de las dos cosas...o las dos.

7 comentarios:

  1. hola! jope me encanta tu blog! creo que escribes realmente bien!
    y si yo odio llevar reloj porque me siento controlada... :)
    te sigo!
    http://heladodementaychocolate.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. La verdad, yo dejé de llevar reloj. Me agobiaba. Y a día de hoy todavía no soy capaz de dormir si en la habitación hay un reloj de aguja. Con tanto tic y tanto tac...

    ResponderEliminar
  3. el tiempo no existe... nos lo inventamos nosotros para sentir que controlamos algo.
    (pero sabes, no controlar las cosas no está tan mal...)

    ResponderEliminar
  4. Escribes genial y se como te sientes.

    ResponderEliminar

Dejar un pensamiento aquí: